Cómo comprimir vídeos pesados sin perder calidad - El Androide Feliz

Los vídeos cada vez tienen mejor calidad, y aunque objetivamente este es un factor positivo, también acarrea ciertas inconveniencias o “efectos colaterales”. Por un lado, cada vez necesitamos discos duros y pendrives con más espacio de almacenamiento. Y cuidado con subir a Internet vídeos en 4K o un FullHD de varios minutos de duración, porque el proceso puede alargarse eternamente si no tenemos una buena conexión a Internet (aparte de consumir una burrada de datos si estamos compartiendo el vídeo desde el móvil).

Para solucionar este tipo de problemas tenemos 2 opciones: o bien compramos un disco duro con mayor capacidad y contratamos una conexión más rápida, o comprimimos los vídeos para que ocupen menos espacio. En el post de hoy explicamos cómo conseguir esto último de la manera más sencilla y cómoda posible. ¡Vamos al turrón!

Cómo comprimir vídeos (AVI, MP4, MKV) sin perder calidad

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no existen trucos ni fórmulas mágicas para “adelgazar” vídeos pesados. Si queremos que un vídeo pese menos megas o gigas, inevitablemente vamos a tener que recortar por algún lado. En este sentido, la mejor solución pasa por convertir el archivo a un formato de vídeo que tenga un mejor nivel de compresión, como por ejemplo el MP4 y a partir de ahí ajustar algunos valores como la resolución o el framerate para que la calidad se resienta lo menos posible.

Cómo reducir el peso de un vídeo desde Windows, Linux o Mac

Si estamos trabajando desde un ordenador de sobremesa una de las herramientas más recomendables para comprimir vídeos es Handbrake. Un transcodificador gratuito y de código abierto que soporta muchísimos formatos de vídeo (WMV, AVI, M4V, MOV, etc.). El programa está disponible para Windows, Linux y Mac desde su web oficial.

Comprimir un vídeo con Handbrake es bastante sencillo. Podemos optimizar un vídeo para subirlo a Internet con un peso razonable siguiendo un par de pasos.

  • Abrimos la aplicación, vamos hasta “Open Source –>File” y seleccionamos el vídeo con el que vamos a trabajar. Para este ejemplo, hemos elegido un vídeo de 65MB.

  • En el campo “Save as”, pulsamos sobre el botón de “Browse” y elegimos la carpeta donde se guardará el vídeo y el nombre que tendrá una vez esté comprimido.

  • En la pestaña “Summary” seleccionamos el formato “MP4” y marcamos la opción “Web optimized”.

  • A continuación pinchamos sobre la pestaña “Video” y nos aseguramos de que el “Video Codec” seleccionado es “264 (x264)”.

  • Ahora que ya lo tenemos todo preparado solo nos queda pulsar sobre el botón verde “Start Encode”. El programa comenzará a comprimir el vídeo siguiendo las pautas que le acabamos de indicar.

Una vez completado el proceso, el vídeo de 65MB que hemos utilizado para este ejemplo ha quedado reducido a apenas 5MB. Es decir, con este método de compresión su tamaño se ha visto reducido a una décima parte del original.

Esta es la forma más rápida y cómoda de comprimir vídeo sin perder calidad, pero Handbrake cuenta con muchas más opciones de configuración. Así, también nos permite retocar otros aspectos como los FPS, la resolución y dimensiones de la imagen, el audio o los subtítulos, entre otros. En este sentido, Handbrake es una utilidad de lo más versátil.

Cómo comprimir vídeos en Android

Si tenemos un móvil con una buena cámara y queremos compartir nuestras grabaciones en redes sociales o enviarlas por WhatsApp o Telegram, es recomendable reducir su tamaño. Una buena aplicación que nos puede ayudar a hacer nuestros vídeos un poco más manejables es Video Compress.

Descargar QR-Code Compacto de vídeo Developer: Mel studio apps Price: Free

Esta es una aplicación bastante más sencilla que Handbrake, y no ofrece tantas opciones de configuración. Sin embargo, podemos comprimir vídeos de forma realmente intuitiva.

  • Abrimos la app de Video Compress y seleccionamos el vídeo con el que queremos trabajar.
  • Pulsamos sobre “Comprimir vídeo”.
  • En la siguiente pantalla, veremos las opciones de compresión disponibles. La calidad del resultado dependerá del grado de compresión establecido. Seleccionamos la opción que más nos interesa.
  • Automáticamente, la aplicación comenzará a comprimir el vídeo.

Si entramos en el menú “Personalizado”, la herramienta también nos da la opción de seleccionar el nivel exacto de resolución de vídeo y bitrate que queremos aplicar.

Comprimiendo vídeos en iOS

Las cámaras de los iPhone son excelentes pero eso también implica que si aprovechamos al máximo sus capacidades estaremos generando vídeos de gran tamaño. Para solucionar esto y disponer de archivos más manejables podemos utilizar aplicaciones como Compresor de Vídeos (disponible en iTunes AQUÍ).

Su funcionamiento es muy directo: elegimos el video que queremos convertir, seleccionamos la resolución (FullHD, HD, 480p, etc.) y transferencia de bits y comprimimos el vídeo. ¡Así de fácil!

Conclusiones

Después de haber probado varias herramientas, lo único que tengo claro es que si queremos mantener la máxima calidad posible, la mejor utilidad gratuita que podemos usar es Handbrake. Las aplicaciones móviles no están mal y pueden ser una buena opción para salir del paso en un momento dado, pero no son tan versátiles y al final es algo que se acaba notando en el vídeo final. Si estamos buscando resultados profesionales, sin duda lo mejor es optar por compresores de escritorio en equipos de sobremesa.

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor post de cada día en nuestro canal. O si lo prefieres, entérate de todo desde nuestra página de Facebook.